Es importante que la gente aprecie el valor de poder disfrutar de una dentición eficiente, sana y bonita. Para ello, los padres deben cuidar la dentición de sus hijos desde que son pequeños, y llevarlos periódicamente a su dentista. Cuando aparezcan defectos en la posición de los dientes o huesos maxilares es aconsejable consultar con un ortodoncista especializado, que estudiará la situación y la necesidad de tratamiento.

Como conclusión y en términos generales los beneficios a largo plazo compensan las inconveniencias durante un cierto tiempo teniendo en cuenta que una sonrisa es para siempre. Una sonrisa agradable nos abre puertas en la vida, nos aumenta la autoestima en nosotros mismos, nos da más seguridad en público.

Recuerda, mejor tarde que nunca.